martes, 1 de noviembre de 2011

Donde las hadas existen

Hay un bosque hacia el Norte que nunca pensé que existiera... La primera vez que me hablaron de él todavía era yo una chica del sur, aunque estaba cerca ya - sin saberlo - de caer bajo el embrujo de estas tierras del Norte.
Ya el nombre sonaba hechicero en mis oídos: AS FRAGAS DO EUME... y, curiosa como soy, me dejè llevar. Era finales de agosto y nos calzamos unas botas y el infalible impermeable de una tarde pre-otoñal. Dejamos el coche junto a un puente y la belleza del entorno, junto al sonido del río, nos dieron una màs que cordial bienvenida. Paso tras paso, robles, castaños, helechos de un tamaño insospechado y el constante rumor del agua nos envolvían con su frescor y su magia. A cada pisada se escuchaba vida entre en la espesura y llegó un momento en que -os lo juro- pensé que las hadas nos miraban agazapadas entre los arbustos... Llegados a la parte más alta del bosque, tras un buen rato caminando, con el corazón exhausto de tan verde generosidad, apareció ante nuestros ojos el increíblemente en pie San Xoán de Caaveiro. Se trata de un monasterio de estilo románico del S. XII que, dada su ubicación, te preguntas al verlo: ¿¿ ¿pero cómo se las arreglaron para hacer aquí un monasterio??? Aunque en mi fuero interno creo que entiendo bien sus motivos... Miras hacia abajo por la parte amurallada y ves bajo tus pies el desfiladero con el río al fondo y frente a ti otro muro verde de vegetación que te hace respirar toda la magia de este bosque. El río Eume, de unos cien kilómetros de longitud total, ha labrado en la mayor parte de su curso medio y final un profundo cañón.

Un bosque como todos soñamos: la espesura, las estaciones transformadas en colores, un río que conoce la aventura del salmón y busca la proximidad del mar para hacerse ría...Porque “fraga” significa bosque con árboles de diferentes especies. Robles y castaños acompañados de abedules y alisos, fresnos y tejos, avellanos y árboles frutales silvestres; y de los perennes, laureles, acebos y madroños. Y en el suave paseo de regreso, entre la enorme variedad de líquenes, musgo y helechos, tal vez si te fijas bien, las hadas existen.

(Nota: Fotos http://welcometogalicia.blogspot.com y http://www.tour-ebike.com).

4 comentarios:

  1. HOla Anna, es muy interesante la información, hay muchos sitios con encanto en todo el mundo y a los que nos apasiona viajar, es todo un placer darlos a conocer. Un saludo y suerte con tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Hola "Viajes con encanto". Es un espacio para contaros de primera mano mi personal punto de vista sobre los sitios más especiales de esta Galicia que, a pesar de sus males, me apasiona cada día más...
    Gracias por tu comentario.
    Un abrazo.
    Anna G. Reig

    ResponderEliminar
  3. Gracias Anna, Galicia es precioso y tiene mucho que ofrecer, tengo algún material para poner en mi web y pronto escribiré un artículo de algún lugar con encanto de los tantos que hay allí.
    Un saludo,
    Antillanasoy

    ResponderEliminar

Te ruego no pongas comentarios sexistas, ofensivos o insultantes a nadie ni a nada. En ese caso el post será eliminado.